Responsabilidad Social Corporativa

Las Sociedades Operadoras en salud trabajan siguiendo las mejores prácticas de gobierno corporativo, a fin de incrementar el valor de las mismas y asegurar la sostenibilidad de nuestro negocio. Reconocemos a las terceras partes interesadas en nuestras operaciones y aplicamos los principios de ética y responsabilidad social en todas nuestras actividades.

Nuestro principal objetivo es mejorar la atención de los pacientes pertenecientes al seguro social peruano EsSalud, reducir los tiempos de espera y brindar un servicio de salud de calidad a través de una mejor gestión.

Buscamos convertirnos en hospitales de referencia dentro del país, modernos, con alta tecnología y atención de calidad.

Para ello trabajamos cada día para ganarnos la confianza de nuestros pacientes, ofreciéndoles un servicio de excelencia.

Creemos en nuestros colaboradores, por ello desarrollamos su potencial y promocionamos el talento. Nuestro compromiso social y ambiental forma parte de nuestras actividades, desde la concepción hasta la entrega del trabajo.

1. Cultura corporativa

Nuestra cultura corporativa se basa en objetivos fundamentales que se desarrollan en las correspondientes políticas específicas de responsabilidad social.

  1. Respetar la legalidad vigente, adoptando, de forma complementaria, normas internacionales, tales como las Convenciones de la OIT, allá donde no exista legislación que garantice la aplicación de nuestros principios y valores.
  2. Adoptar prácticas de gobierno corporativo en línea con recomendaciones de buen gobierno reconocidas internacionalmente, y basadas en la transparencia y la confianza mutua con accionistas y colaboradores.
  3. Apoyar el desarrollo de políticas y procedimientos para la creación de empleo, la gestión de las relaciones laborales basadas en la igualdad de oportunidades, la no discriminación y el respeto a la diversidad. Además, proporcionar un entorno de trabajo saludable y seguro a nuestros colaboradores.
  4. Respetar los derechos humanos en general y los derechos laborales en particular, rechazando cualquier forma de trabajo infantil o forzoso.
  5. Establecer relaciones honestas y transparentes con nuestros proveedores y colaboradores, fomentando la mejora de sus capacidades y su nivel de calidad y servicio. Además, nos comprometemos a transmitir nuestras políticas de responsabilidad social y ambiental a lo largo de la cadena de valor, para potenciar su efecto multiplicador y el impacto positivo de nuestras operaciones, mediante un proceso de selección y contratación que prime su gestión responsable.
  6. Promover una cultura de respeto al medio ambiente y la biodiversidad, minimizando el impacto ambiental de nuestra actividad en todas las áreas de nuestro trabajo.
  7. Rechazar la corrupción en cualquiera de sus formas, no permitiendo que la Sociedad Operadora y sus colaboradores puedan obtener de manera ilícita ventajas que no respeten las reglas de la transparencia y la libre competencia.
  8. Potenciar el diálogo con los diferentes grupos de interés para lograr un equilibrio entre nuestros objetivos de negocio y las expectativas sociales, mediante una gestión responsable y transparente con las comunidades locales y el resto de los grupos relacionados con nuestras actividades.
  9. Proporcionar información relevante y veraz sobre las principales actividades realizadas, sometiéndola a procesos de verificación internos y de terceros que garanticen su fiabilidad.

2. Seguridad y salud

Es prioridad de la Sociedad Operadora proporcionar un ambiente de trabajo seguro y saludable a todos sus colaboradores. Para ello disponemos de un Manual de Seguridad y Salud en el Trabajo, y nos comprometemos con unos principios que deben regir todas nuestras actividades:

  1. Gestionar y realizar todas nuestras operaciones en forma segura y responsable, cumpliendo con la legislación vigente en materia de seguridad y salud en el trabajo.
  2. Consultar, informar y capacitar a los trabajadores en todos los aspectos de seguridad y salud en el trabajo que velen por su protección.
  3. Constituir el Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo o del Supervisor de Seguridad y Salud. Facilitar y promover su labor, como órgano primordial para la prevención de los riesgos laborales, la mejora continua de los procesos de control de riesgos y la comunicación en esta materia con nuestros colaboradores.
  4. Identificar los riesgos que puedan afectar en cualquier grado a la seguridad y salud de nuestros trabajadores y de los que pertenecen a los proveedores que desarrollan su actividad en nuestros centros de trabajo.
  5. Evaluar y controlar los riesgos asociados a nuestras actividades, proporcionar la capacitación necesaria para el desempeño del puesto de trabajo y establecer procedimientos de información regular acerca de los riesgos.
  6. Medir periódicamente el desempeño de los estándares de seguridad establecidos, en busca de una mejora continua en el sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo e integración con los otros sistemas.
  7. Investigar todos los accidentes, incidentes y enfermedades ocupacionales y aplicar las medidas correctivas y preventivas pertinentes.
  8. Demandar a nuestros proveedores el cumplimiento de las normas de seguridad y darles la información necesaria para su aplicación.
  9. Promover una cultura de la prevención entre todos nuestros colaboradores.

3. Política de Medio Ambiente

Para la Sociedad Operadora, la buena gestión ambiental es una prioridad y la tiene en cuenta desde la planificación de sus actividades. La inversión en el uso de las últimas tecnologías de ecoeficiencia y reducción de impactos ambientales es fundamental para cumplir con las expectativas de nuestros colaboradores y la sociedad en general.

La Sociedad Operadora dispone de un Plan de Gestión Ambiental, cuyos objetivos principales son:

  1. Conocer y evaluar los impactos medioambientales que provocan las actividades derivadas del desarrollo de nuestro trabajo
  2. Conocer los requisitos legales y de otro tipo en relación con el medio ambiente aplicables al tipo de actividad de que se trate.
  3. Establecer la base para tomar las decisiones de control ambiental oportunas.
  4. Dimensionar los recursos adecuados para asegurar el cumplimiento de las especificaciones ambientales exigidas, aplicando las mejores tecnologías disponibles, económicamente viables.
  5. La gestión para la capacitación ambiental.